© Rosendo López 

Hidroterapia emocional con base energética

Agua, intención y Chi Kung ayudados por una aptitud de escucha y presencia son las herramientas de la Hidroterapia emocional.

Me costó entender y sobre todo aceptar que era posible ayudar a las personas a regular sus procesos emocionales con elementos tan simples.

El agua está presente en nuestro cuerpo en un porcentaje muy alto, su multitud de funciones dentro del organismo la hacen imprescindible. Parece tener una cualidad poco estudiada científicamente que apunta a cierta capacidad para trasmitir información.

El Chi Kung es una terapia basada en ejercicios respiratorios, físicos y mentales nacida en China. Está anclada en el seno de su medicina tradicional de orígenes milenarios. La misma da al equilibrio energético a través del chi, la responsabilidad de preservar y recuperar la salud. Su práctica me permite intencionar correctamente

el agua y promoverlos cambios que la persona necesita para regresar al equilibrio perdido.

 

La Hidroterapia emocional con base energética es simple en su aplicación, gracias al Chi Kung me permite ayudar a las personas en la distancia, sin que su presencia física sea imprescindible.

Lo importante de esta propuesta radica en que sirve, es eficaz y la persona constata los cambios. No inducida por sugestión o placebo. No es valida si no ayuda a resolver las preocupaciones que han motivado el malestar, la sintomatología y el desequilibrio creado. El tiempo y los usuarios de esta técnica han constatado que la Hidroterapia emocional es beneficiosa no sólo a nivel individual, sino también por que tiene cierto impacto en el entorno socio familiar o laboral. Y es que la salud es la suma de nuestros relatos personales y del medio en el que vivimos.